Contra el Ajuste Pou

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La PIT-CNT se movilizó en Montevideo para protestar contra una ley que habilita la privatización de empresas públicas y fomenta la criminalización de la protesta.

La Ley de Urgente Consideración (LUC) “quita derechos”, definió el secretario del Partido Comunista de Uruguay (PCU), Juan Castillo, al participar de la movilización que se llevó a cabo hacia el Congreso convocada por la PIT-CNT para rechazar la noma elevada por el presidente Luis Lacalle Pou que fue aprobada por la mayoría que su alianza posee en el Senado.
Vale citar que el paquete legislativo que responde al eje de la campaña electoral que llevó a la presidencia a Lacalle Pou, contiene 476 artículos de los que los más criticados por la central sindical y el Frente Amplio (FA) son los que permitirían avanzar hacia la privatización de empresas públicas, y los que le brindan más poder a las fuerzas policiales y fomentan la criminalización de la protesta.
Al respecto, desde el FA, se hizo hincapié en que la iniciativa es “inoportuna, inconstitucional y regresiva” ya que “desmonta políticas que se han llevado adelante que han sido en beneficio de la población.
La marcha que tuvo lugar bajo la premisa “la emergencia es la gente” fue contundente. “Estamos ante una crisis sanitaria, social y económica de nuevo tipo, que necesita soluciones de nuevo tipo”, recalcó ahí secretario general de la central sindical de Uruguay PIT-CNT, Marcelo Abdala, quien tras rechazar la LUC, demandó que “los esfuerzos del país estén al servicio de la generación de trabajo y empleo”.
Y sostuvo que, en contraposición a lo planteado por la LUC, la preocupación gubernamental debería dirigirse a propuestas destinadas a que cada hogar cuente con un ingreso básico de emergencia durante tres meses, por un monto igual al salario mínimo nacional, para que “ninguna uruguaya ni uruguayo pueda quedar desamparado”.
Al respecto, Abdala resaltó que es preciso “proteger los ingresos y el salario de los sectores más desfavorecidos”, tras lo que exigió “control de precios y una canasta básica a precios módicos, en momentos en que la inflación subió a un once por ciento”. Y recordó que “casi uno de cada cinco asalariados está en el seguro de paro”.

Renta

Además de pronunciarse contra la LUC, la jornada de lucha tuvo como ejes las demandas en defensa del sistema público de salud, de las fuentes de trabajo, así como de los salarios y “los ingresos del pueblo”.
En este sentido, también se pronunció para apoyar las medidas planteadas por la Intersocial, particularmente las que se refieren a la renta básica.
Así las cosas, se realizó de la movilización y la primera medida de fuerza desde que asumió Lacalle Pou, el 1° de marzo, consistente en un paro parcial de cuatro horas convocado por el PIT-CNT.
Pero la jornada de lucha también apuntó a las prioridades que fija el ejecutivo en el contexto de las restricciones que impone el Covid-19.
“Hay que tener políticas públicas, estatales, que puedan compensar esta circunstancia que le está tocando vivir a decenas de miles de uruguayos”, reclamó el presidente de la central sindical Fernando Pereira, quien al dirigirse a los presentes ante el Congreso, hizo foco en la difícil situación que atraviesan los trabajadores durante la pandemia.
Por lo que pidió que el gobierno se sensibilice ante las demandas populares y fue claro a la hora de recalcar que “decenas de miles de trabajadores perdieron su empleo”, algo que es “un golpe duro a la integración social”.
Y añadió que durante las últimas semanas, alrededor de cuatrocientos mil trabajadores informales vieron reducirse drásticamente sus ingresos.