Con el sello de los Chicago Boy’s

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

¿Qué tendrán en común la represión contra personas que piden comida y el intento de destituir a un diputado?

Carabineros reprimió con gases lacrimógenos y carros hidrantes, la protesta de vecinos que se movilizaron por falta de alimentos que se verifica en la periferia de Santiago de Chile.
Fue ayer y el foco de los reclamos estuvo en la comuna El Bosque, donde la respuesta gubernamental ante el hambre y la pobreza, volvió a ser una brutal represión que dejó, al menos, tres personas detenidas.
Todo esto tiene lugar en un contexto en el que, tras relativizar el impacto de la pandemia en su país, Sebastián Piñera tuvo que recular después de que los contagios superaron los 46 mil y las víctimas fatales son alrededor de quinientas.
Vale recordar que en Chile la ocupación hospitalaria a nivel nacional se coloca en un rango del 81 por ciento, pero en el área metropolitana de Santiago alcanza el 93 por ciento.
Sobre las protestas de ayer, el alcalde de El Bosque, Sadi Melo, hizo hincapié en que “la situación de hambre y de falta de trabajo es bastante compleja”.
De ahí que Melo resaltara que “lo básico ya se le acabó a nuestra gente” y añadió que “la crisis sanitaria está teniendo el rostro de la pobreza en nuestras comunas”, por lo que “despierta la crisis social”.
Una crisis socioeconómica que explotó en octubre de 2019 con movilizaciones masivas que atravesaron todo el país. La pandemia profundizó los índices de esa crisis, lo que redobla el impacto que tiene sobre los pobres. Esto se vio ayer en la movilización que se llevó a cabo en El Bosque.

Apunten al comunista

La reacción de la derecha es clara. A la represión de la movilización popular, suma la coerción a dirigentes políticos y sociales que cuestionan el experimento que el capitalismo inauguró en Chile con la dictadura de Augusto Pinochet, de la mano de los Chicago Boy’s.
De esto va la reciente decisión del Tribunal Constitucional (TCCh) que mañana va a iniciar la revisión de antecedentes de la solicitud realizada por un grupo de parlamentarios de Chile Vamos, por la que se busca destituir al diputado por el Partido Comunista (PCCh), Hugo Gutiérrez.
Vale recordar que Chile Vamos es una coalición que reúne a cuatro partidos de derecha, herederos políticos de la Dictadura, que conforma la coalición oficialista del gobierno de Piñera.
“Esto es una persecución política en contra de un abogado con reconocida trayectoria en la defensa de los Derechos Humanos”, sostuvo el PCCh a la hora de repudiar esta “arremetida antidemocrática”.
Tras lo que recordó que a Gutiérrez se lo quiere destituir por “respaldar al movimiento social y al pueblo movilizado en las calles”, por lo que “la pretensión de destituirlo por ejercer su libertad de expresión y su rol como representante popular, retrata el carácter antidemocrático de estos parlamentarios que piden su destitución”.
Asimismo, destaca que el TCCh “es el guardián de la herencia pinochetista estampada en la Constitución de 1980” y advierte que es “altamente inconveniente que el TCCh acelere el intento de destitución de un representante electo popularmente, en momentos en que varios de sus integrantes están cuestionados por posibles delitos de corrupción”.
Y recalca que “las instituciones de nuestro país debiesen estar investigando a quienes han sido parte de la maquinaria que ha fomentado la impunidad, indagando a quienes han ralentizado los procesos de búsqueda de verdad y de justicia”, pero lejos de eso el TCCh exhibe “premura para resolver la destitución de un diputado que ha denunciado estas prácticas antidemocráticas. Esa es la real dimensión del problema”.