Absolvieron a Milani

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Fue en el juicio por el secuestro y torturas de Pedro y Ramón Olivera. El titular del PC denunció que la decisión judicial es escandalosa. El ex jefe del Ejército volverá asentarse en el banquillo en septiembre, imputado en la causa por la desaparición de Alberto Ledo. 

“Esto es sencillamente escandaloso”. De esta manera, el secretario del Partido Comunista de La Rioja, Rogelio De Leonardi, calificó a la absolución de César Milani en la causa que investigó el secuestro y torturas que sufrieron Pedro y Ramón Olivera, en marzo de 1977, cuando el ex jefe del Ejército se desempeñaba como subteniente en el Batallón 141 de La Rioja.

Vale citar que la querella había pedido 18 años de prisión para Milani que, en septiembre, va a ser juzgado en otra causa abierta por delitos de lesa humanidad perpetrados durante 1976, la desaparición del soldado Alberto Ledo.

En esta causa, el Tribunal Oral Federal de La Rioja también absolvió a Armodio Mercado, Alfredo Solano Santacrocce y Ángel Pezzetta, condenó a cuatro años al ex juez Roberto Catalán, a ocho a Miguel Chiarello y a nueve a Leónidas Moliné, mientras que Eriberto Goenaga fue condenado a diez años de prisión. Los otros condenados son Domingo Vera, Carlos Rodríguez Alcántara y  José Bernaus.

“No es noble lo que hicieron los jueces”, lamentó De Leonardi y recordó que “hubo muchos juicios de lesa humanidad en Argentina y pocos con las pruebas que se incorporaron estos años”.

Pero, pese a esto, hizo hincapié en que “hay que seguir andando como decía monseñor Angelelli” porque, quienes fueron absueltos en este juicio, “son nuevos genocidas liberados para torturar y perseguir”.

Asimismo, lamentó la “falta de credibilidad” que se ganó el Poder Judicial y advirtió que el fallo del TOF de La Rioja “da por cierto que hay, en nuestro querido país, fuerzas oscuras que siguen trabajando para destruir los intereses de los trabajadores y del conjunto del pueblo”.

Y fue claro al denunciar que “no se tiene por veraz la declaración del torturado, del reprimido” cuando, insistió, “la simple lógica indica que si algún ciudadano sostiene por décadas haber sido torturado o maltratado, hay que escucharlo y darle credibilidad”.

Ya que, remarcó, “nadie inventa que lo metieron a un tacho con agua para ahogarlo, nadie inventa lo que se siente cuando le ponen una bolsa de polietileno en la cabeza y se lo tiene de los pies colgado hasta que poco le reviente el corazón. Nadie inventa la tortura”.

Cabe recordar que, aunque esta causa se comenzó a desarrollar en La Rioja durante 2013, ya desde 1979, Milani figuraba en las denuncias que hacía Alfredo Olivera sobre la detención ilegal que había padecido.